A bordo

NEGOCIOS & CRUCEROS ¡Todos a bordo! Empieza la reunión

Las navieras incluyen el servicio MICE en sus programas de crucero con el objetivo de ampliar sus fuentes de negocio y fidelizar a los congresistas

El puerto líder de Europa en cruceros y principal base de salida de las navieras en el Mediterráneo, y el tercer destino europeo para congresos internacionales (ranking ICCA 2016) coinciden en un mismo escenario barcelonés y están llamados a entenderse dentro del segmento MICE (Meetings, Incentives and Congress).

Barcelona acaba de ser reconocida en los World Travel Awards como mejor destino para congresos y convenciones por tercera vez en los últimos cuatro años. Son los premios más importantes del sector turístico y de los viajes. Por eso, no cabe duda que las principales compañías de cruceros que programan salidas desde la capital catalana ya contemplan la actividad de grupos y eventos en sus folletos como una actividad específica y diferenciada que posiciona a los cruceros con mayor valor añadido del que suele atribuírseles.

MSC Cruceros, la naviera con más puertos de embarque y buques en España, pone a disposición incluso la posibilidad de diseñar, fuera de sus circuitos, una ruta a medida del organizador de un encuentro profesional. Otra compañía, Royal Caribbean, acaba de presentar este mismo otoño su novedoso crucero Celebriity Edge, con innovaciones como The Meeting Place on Board, por el que destinan por primera vez en la historia de los cruceros un extenso catálogo de escenarios permanentes, salas de conferencias, auditorios con la última tecnología para eventos dedicados de manera específica a turismo de reuniones e incentivos. “Cuando eres anfitrión de un evento en el mar, consigues ensalzar tu marca de veras”, enfatiza  Dondra Ritzenthaler, Senior Vice President of Sales, Trade Support and Service, Celebrity Cruises.

Para las empresas de cruceros que operan en la Ciudad Condal, realizar una reunión de trabajo a bordo, incluso un congreso, o un incentivo de empresa, les reporta un doble beneficio.  “A las personas que asisten a una reunión en tu barco les estás vendiendo el producto en sí, todas las posibilidades que brinda un crucero para el ocio, además del evento profesional en sí mismo”. Esa es la mayor ventaja comparativa desde el punto de vista de los operadores de cruceros, señala el  director de la publicación especializada Meet-In, Fernando Sagaseta.

Presupuestos controlados

Desde el punto de vista del organizador de un evento profesional, “uno de los aspectos que más valoran los organizadores de congresos (OPC’s) en España es que en un crucero tienen todos los participantes registrados controlados en un espacio limitado como es un barco, sin la dispersión habitual que deparan los congresos en otros escenarios”, añade este mismo experto.

La personalización y caracterización de espacios para una reunión es otro de los servicios que dan los cruceros al segmento del turismo de negocios. Reducir y acotar costes es otro punto a favor. Los cruceros dan un servicio todo incluido como core business de su negocio, y de esta manera es difícil que un presupuesto para un evento o reunión se vaya de la mano al organizador. Al final, lo que hacen las empresas es negociar un paquete cerrado con el operador del crucero, y casi siempre sin intermediarios.

Los cruceros se aprestan a brindar fletar un barco entero en exclusiva para realizar una reunión, aunque ello sólo está al alcance de clientes con mucho potencial, o más frecuentemente como propone la española Pullmantur compartimentar espacios y servicios plus para grupos en paralelo a la actividad normal del crucero y del resto de cruceristas.

En Barcelona han existido experiencias recientes de cruceros alquilados ex-profeso para un emprendimiento empresarial. “Quería aprovechar la infraestructura de un barco para hacer negocios en otros países; esa es la gran novedad”, explica su impulsor José Manuel Núñez, empresario y crucerista experto (más de 28 trayectos a sus espaldas).  Una treintena de empresarios españoles y tunecinos pudieron conocerse y sentar las bases para realizar negocios a partir de ese primer encuentro por el Mediterráneo occidental, al que siguió una infructuosa tentativa de repetición en Abu Dabi. Se puede decir que la experiencia es una idea innovadora y pionera en su género, tuvo el apoyo de Barcelona Activa y hasta ha sido catalogada por el Registro de la Propiedad Industrial de Barcelona como la “creación de un nuevo modelo de negocio“.

Las posibilidades son inmensas. Invitar a ponentes de prestigio a dar charlas y compartir, deliberar después a bordo individualmente con los asistentes a una reunión o durante las comidas o cenas. Cultivar, en definitiva, networking como se hace desde hace ya tiempo en los cruceros en el Caribe…

Esto no ha hecho nada más que empezar. Para formatos de encuentros MICE más pequeños, Barcelona Gotland Charters ofrece toda suerte de actividades para grupos y el alquiler de sus embarcaciones para meetings e incentivos y eventos, chárter corporativo y teambuilding.

Tags:

Deja un comentario