Haciendo escalaProtagonistas

Barcelona, referente internacional en medicina marítima gracias a ‘Barcelona Cruise Medicals’

Ya en la antigüedad, el navegante griego Eúdozos de Kyzikos embarcó en Cádiz a un médico cuando se hizo a la mar rumbo a la India. Más tarde, atenienses y espartanos disponían de ‘galenos’ a bordo de sus buques de guerra. Fueron los inicios de lo que hoy se conoce como Medicina Marítima; rama derivada de las necesidades de atención a tripulantes y pasaje tanto a bordo como en tierra.

Barcelona, el puerto más importante del Mediterráneo en tráfico de cruceros; alberga además clínicas y hospitales punteros en investigación, innovación y práctica médica. De ahí que se haga lógica la presencia del departamento del que os hablamos en este artículo; el centro de mayor excelencia del Mediterráneo en el ámbito de la Medicina Marítima.

Barcelona Cruise Medicals; un centro de referencia mundial

Hablamos del Barcelona Cruise Medicals (BCM), que forma parte de los servicios del Centro Médico Teknon. El departamento posee una muy larga tradición en la asistencia médica a pacientes internacionales, tripulación y pasajeros, de las navieras más importantes del mundo, ofreciendo una atención multidisciplinar y totalmente personalizada. A la infraestructura médica hay que sumarle el equipo de facultativos internacionales y de intérpretes que los pacientes, y sus acompañantes, siempre tienen a su disposición 24 horas del día, 365 días del año.

Tanto la empresa consignataria como la clínica tratan de asistir lo mejor posible al paciente

Los artífices de la creación y el desarrollo de esta unidad dedicada a la salud en el mar son la saga de los doctores Anguita: el Dr. Augusto Anguita Mateu, fundador del BCM, y su hijo, el Dr. Augusto Anguita Guimet, especialista en Medicina de Familia y Comunitaria. Aunque el proyecto se materializó en 1992, el padre del doctor Anguita sénior ya atendía desde los años cuarenta a marineros, pescadores, oficiales y demás navegantes en su consultorio a la entrada de las Ramblas, a unos pocos pasos del mar.

Según el Dr. Anguita Mateu, en 2017, el BCM atendió 600 escalas y por el departamento pasaron unos 1.500 pacientes, entre pasajeros y tripulantes.  Entre los viajeros, en su mayoría norteamericanos, canadienses, australianos y británicos los males más habituales son las enfermedades crónicas y los problemas respiratorios o cardiovasculares. “Huelga decir que los médicos a bordo de un barco de cruceros son altamente competentes, pero en ocasiones necesitan el apoyo en tierra para efectuar un diagnóstico o llevar a cabo una intervención, ya que, lógicamente, se ven expuestos a ciertas limitaciones a bordo. Y esa asistencia la proporcionamos nosotros”, afirma el doctor. El departamento del BCM puede llegar a atender a 25 pacientes al día en temporada alta (abril y mayo, septiembre y octubre).

Una solución integral y rápida para cualquier tipo de dolencia

¿Cómo funciona el operativo cuando un tripulante o pasajero precisa asistencia médica en tierra? Marta Rodríguez, general manager de Transcoma, empresa que lleva desde los años noventa prestando servicios consignatarios a cruceros, subraya que tanto la consignataria como la clínica tratan de asistir lo mejor posible al paciente, y al familiar que lo acompaña: transporte del enfermo, transporte de maletas, reservas de vuelos, comunicaciones y cualquier aspecto que sea necesario durante su convalecencia.

Barcelona alberga clínicas y hospitales punteros en investigación, innovación y práctica médica. De ahí que la capital catalana aloje el centro de mayor excelencia del Mediterráneo en Medicina Marítima

El núcleo médico del BCM se cierra con la doctora Paula Solari, de 40 años. directora asistencial de la unidad a la que se sumó en 2017.Solari ejerció como doctora en cruceros desde 2013 hasta 2016 y conoce a la perfección la psicología de la persona embarcada cuando cae enferma y toda la casuística de a bordo. “Tratamos con especial cuidado tanto al paciente como al familiar, teniendo en cuenta que se sienten desamparados y perdidos en un país que no es el suyo y cuyo idioma desconocen”.

Es fundamental una rápida atención que permita volver al crucero a la mayor brevedad

Para acabar, Marta Rodríguez nos cuenta una anécdota de hasta qué punto puede llegar la atención a un paciente; “recuerdo con cariño a una pasajera británica de 92 años a la que tuvieron que ingresar. Viajaba sola. Su única hija se encontraba también de vacaciones y no pudo llegar hasta dos días después. La anciana pidió al equipo una novela de Agatha Christie en inglés para distraerse con su autora favorita. Por supuesto, se la proporcionamos. Al regresar a su casa, nos envió un precioso ramo de flores con una nota muy emotiva. Y es que, en cierto modo, a lo largo de esas 48 horas, fuimos lo más parecido a una familia para ella”.

“Ningún puerto del Mediterráneo posee un departamento médico de este calibre. Las navieras son conscientes de la eminente calidad de los servicios de Medicina Interna y Marítima de la clínica Teknon en cuanto a la navegación de larga distancia y, por ello, los tripulantes, siempre que pueden, se tratan aquí de principio a fin. Saben que la asistencia, la organización y la experiencia del equipo del BCM en Barcelona son exquisitas y de la más absoluta confianza”, finaliza, con orgullo, nuestra entrevistada.

Tags: