Haciendo escala

Aeropuerto y Puerto de Barcelona, una alianza imbatible que mira a Asia

El crecimiento de cruceristas asiáticos es una oportunidad para atraer más vuelos intercontinentales a Barcelona

Javier Ortega Figueiral 

Uno de los puntos fuertes del puerto de Barcelona es su cercanía al aeropuerto de El Prat, algo que es sabido es muy apreciado por los cruceristas que empiezan y acaban su viaje en esta ciudad. Esta alianza ganadora ha disparado los vuelos intercontinentales de Barcelona con Estados Unidos (como ya hablamos en este anterior artículo de EscalaBcn) pero en un futuro cercano también servirá para atraer nuevas rutas procedentes de Asia, donde los cruceros están ganando cada vez más adeptos y viven un auténtico boom.

Los cruceristas asiáticos, dado su interés por la cultura y las compras, optarán en el futuro por el Viejo Continente cuando quieran explorar nuevos destinos, una vez ya hayan recorrido las rutas más próximas a su lugar de residencia, según expertos del sector. Según datos de CLIA, la demanda de cruceros en Asia ha crecido un 140,24% entre 2014 y 2017, frente a un aumento de tan solo el 8,92% en Europa.

De momento, el binomio puerto-aeropuerto ha sido fundamental en el estratégico mercado de Estados Unidos, donde los cruceros son una forma de turismo muy extendida. Actualmente, son nueve las áreas metropolitanas de EE.UU conectadas con vuelo directo con el aeropuerto de El Prat: Washington DC, Nueva York, Philadelphia, Chicago, Atlanta, Charlotte, Miami, Los Angeles y San Francisco.

El Airbus A330 conecta Barcelona con Atlanta

El Puerto de Barcelona por ello colabora con el Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas de Barcelona (CDRA), que se constituyó en 2005 con el objetivo de promover el desarrollo de nuevas rutas intercontinentales desde el aeropuerto barcelonés. Mar Pérez, responsable de Cruceros del Port, señala que la relación con el aeropuerto es “fantástica” y funciona “desde hace muchos años”. La existencia de una “masa crítica” de cruceristas dispuestos a embarcar y desembarcar  en Barcelona fue vital, por ejemplo, en la decisión de Norwegian Airlines de unir Barcelona con Nueva York-Newark, Los Angeles, Oakland-San Francisco y Miami-Fort Lauderdale.

Pero… ¿Y el beneficio para la ciudad? Aeropuerto y puerto son dos de las locomotoras económicas de Barcelona y aunque pueda parecer que son dos mundos muy diferenciados se retroalimentan.

Barcelona, fortalecida como Hub

Pero… ¿Y el beneficio para la ciudad? Aeropuerto y puerto son dos de las locomotoras económicas de Barcelona y aunque pueda parecer que son dos mundos muy diferenciados se retroalimentan. En muchos casos, el sector de los cruceros ha sido responsable directo del crecimiento del número de pasajeros y rutas en El Prat y a su vez las pistas e instalaciones del aeropuerto de Barcelona han sido fundamentales para que las navieras empiecen y/o acaben sus viajes aquí. 

Una de las variables que tienen en cuenta las líneas aéreas en sus vuelos a Barcelona es que un porcentaje de sus pasajeros potenciales pueden ser pasajeros de crucero y eso supone un empuje definitivo al lanzamiento de una nueva ruta intercontinental directa. Algo muy deseado tanto por empresas como por el turismo local e internacional.

 

Más vuelos de largo radio desde Barcelona

Otro de los grandes cambios se ha producido en el ámbito de los vuelos directos de largo radio. Hasta hace pocos años esta oferta de El Prat se limitaba a vuelos a Estados Unidos, sobre todo a Nueva York, Atlanta y alguna ruta más. Ahí quedaba todo. En los últimos años y en paralelo al crecimiento al número de cruceristas en Barcelona se han abierto un número de nuevas rutas directas inimaginables hace una década: sureste asiático, China, los países del Golfo Pérsico, Sudamérica…  

No hay prácticamente vuelo de American Airlines que no lleve cruceristas a bordo con ganas de embarcar o de regreso de sus vacaciones en el mar a través de la capital de Cataluña

Los tres grandes protagonistas de los vuelos de largo radio en 2017 fueron Emirates, con 551.000 usuarios, American Airlines con 512.000 y Qatar Airways, con 353.000. Las tres, sin excepción, son transportistas de viajeros de crucero. Las dos primeras vuelan a Dubai y Doha, dos enormes hubs donde se enlazan Europa y Asia y sirven de puerta de entrada para cruceristas asiáticos interesados en un crucero por el Mediterráneo zarpando desde Barcelona. La tercera aerolínea es una clásica del mercado estadounidense y tanto directamente como recogiendo pasajeros de otros lugares de Estados Unidos vuela hasta Barcelona desde ciudades como Nueva York o Miami, la capital mundial de los cruceros. No hay prácticamente vuelo de American Airlines que no lleve cruceristas a bordo con ganas de embarcar o de regreso de sus vacaciones en el mar a través de la capital de Cataluña.

Presentación de la Ruta Barcelona – NY en 2008

Más compañías norteamericanas han aumentado su número de usuarios en los últimos tiempos como Delta, United, Air Canada Rouge y Air Transat, con 250.000, 200.000, 175.000  y 83.000 viajeros respectivamente a lo largo de 2017. Hay que destacar también aquí el trabajo de dos aerolíneas Europeas: Norwegian y Level, con su apuesta por California y otros destinos del este de Estados Unidos. Finalmente, desde Asia, además de las decenas de miles de pasajeros que aterrizan en Barcelona y llegan también a su puerto haciendo escala en Dubai o Doha, varias ciudades también se han convertido en destino directo como Singapur, Seúl, Pekín, Hong Kong, Lahore o Shanghái. En este caso, las cifras varían entre los 25.000 y los 100.000 viajeros/año, unas cifras que tanto en este caso como en global, siguen creciendo este año, tanto por el atractivo del país, el dinamismo y atractivo de la ciudad y ¡cómo no!, por los cruceros que parten de Barcelona… y vuelven a ella para que el crucerista haga su viaje de vuelta a casa.

Tags: