Haciendo escala

Apps al servicio de la deslocalización turística en Barcelona y Palma

por Marta Albiñana

Dar a conocer el comercio local más auténtico y redistribuir a los visitantes, entre las ventajas de una nueva generación de aplicaciones para móvil 

Lograr experiencias únicas y de calidad y potenciar la oferta local más auténtica y menos conocida. Ese es el objetivo de las nuevas aplicaciones (APPs) para teléfonos móviles dirigidas a los cruceristas. Las nuevas herramientas permiten a los visitantes optimizar su tiempo en las ciudades de destino y acceder a información de primera mano sobre el tejido cultural, comercial y gastronómico, lo que repercute en una mayor satisfacción para los viajeros y ayuda a una mejor distribución del turismo.

La empresa BC Tours, con más de 35 años de experiencia, es una de las pioneras con la aplicación BC Rewards; mientras que recientemente se ha dado a conocer que la Autoridad Portuaria de Baleares y el Ayuntamiento de Palma, con la colaboración de la Fundación Turismo Palma 365 y la Universitat de les Illes Balears (UIB), han lanzado ‘Welcome Palma’, una app que recomienda al visitante de cruceros la visita a lugares de la ciudad y de la isla que no siempre son conocidos, ayudando así además a deslocalizar la afluencia de visitantes que, por otro lado, suelen repetir varias veces el mismo destino.

El portal y app informa en tiempo real de los puntos de baja saturación donde el crucerista puede acudir para hacer su visita a la ciudad y conocer además nuevos lugares

En este sentido, BC Tours  lanzó en 2015 el ‘Destination Port Program’ (DPP), “un plan de promoción cuyo objetivo es que el pasajero se lleve una experiencia memorable de la ciudad que ha visitado”, señala Inma Bianchi, directora del programa. Esta iniciativa “brinda una oferta complementaria comercial de calidad a través de recomendaciones especiales sobre gastronomía, compras, cultura y servicios, y los espacios seleccionados han de responder a principios de clara excelencia en producto y servicio, amén de cumplir con unos requisitos mínimos como contar con un seguro de responsabilidad civil o que puedan comunicarse en inglés, entre otros”, apunta Bianchi. 

En el crucero, los pasajeros asisten a una presentación en la que se dan a conocer los establecimientos ajenos al consumo turístico mainstream de ciudades como Barcelona

Comenzar la experiencia en la televisión del camarote

Nada más embarcar en el crucero, los pasajeros asisten a una presentación en vivo del plan en la que se dan a conocer los establecimientos ajenos al consumo turístico mainstream de ciudades como Barcelona. Pueden asimismo repasar el programa en la televisión de sus camarotes. De este modo y poco a poco, se va creando una red de negocios asociados al programa que, con el esfuerzo y el compromiso de todos los actores implicados, puede llegar muy lejos y lograr el objetivo de deslocalizar geográficamente la oferta de comercios y beneficiar a pequeñas empresas que apuestan por ofrecer un producto de calidad fuera de los recorridos habituales. 

La app acompaña al crucerista por la ciudad ofreciéndole establecimientos asociados de calidad. En todo momento puede además repasar el programa desde la TV de su camarote

BC Tours ha apostado por el mundo digital con la app BC Rewards, creada como soporte de su programa con el objeto de dar cobertura a la demanda del pasajero en puerto. Un visitante que además, por sus características, exige orientación y recomendación cualificada. Bianchi explica el espíritu y la meta de BC Rewards: “La app es un bastión del programa que contiene una información mucho más completa que la ofrecida en otros soportes -audiovisual y papel-, pues incluye mapas de ubicación, datos de contacto, monedas aceptadas y descuentos y promociones. Todo ello constantemente actualizado”. Y una vez descargada, la app se puede utilizar en modo ‘off line’. Por supuesto, funciona en Barcelona y en Palma; y también en Valencia, Cádiz, Málaga, Ibiza y Vigo. A día de hoy, BC Rewards cuenta con más de cien clientes asociados, con un volumen de descargas de entre el 7 y el 10 por ciento de los viajeros que acoge (en su mayoría norteamericanos, asiáticos y del norte de Europa), y trabaja codo con codo con varios gigantes del turismo de cruceros. “En un futuro muy próximo colaboraremos con más navieras”, adelanta Bianchi. 

Testimonios de los participantes

Con el fin de analizar el impacto de la app, hemos hablado con una empresa de origen francés muy arraigada en Barcelona y con los responsables de un edificio emblemático del modernismo catalán, ambos miembros de ‘BC Rewards’:

L’Occitane (cosmética, tratamientos faciales y perfumes): Laura Sánchez, área manager de Catalunya y Aragón, se muestra convencida de que el programa, al que la empresa se adhirió en junio del año pasado, “es una gran oportunidad para acercar productos de calidad a aquellos cruceristas que nos visitan por unas horas y quieren combinar ocio con compras exclusivas”. Cuenta Sánchez que el cliente que llega por mar a Barcelona y que entra en las tiendas de L’Occitane “responde a un perfil medio-alto, asiático y latinoamericano, que busca productos diferentes para consumo propio durante las vacaciones o como regalos especiales”. La valoración que hace la compañía del plan de fidelización de BC Tours es muy positiva: “Indiscutiblemente, contribuye a mejorar, si cabe, la imagen de la ciudad y de su tejido comercial”. 

La app ayuda a aportar valor a comercios de ciudades como Palma y Barcelona y busca precisamente extender los beneficios del turismo de cruceros a áreas con menor concentración de visitantes

La Casa de les Punxes: María Fernández, directora de Productos Culturales y Marketing de este Monumento Histórico Nacional, obra del arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch, asegura que programas como el de BC Rewards “son herramientas clave en el sector crucerista para acercar los espacios culturales de Barcelona a este tipo de viajeros”. La colaboración con dicho plan es reciente, pero Fernández espera un incremento notable de visitas por parte del turismo de cruceros a lo largo de 2019. Los visitantes de La Casa de les Punxes –explica- son pasajeros “con una gran inquietud cultural que buscan nuevas experiencias en la ciudad y conocer ‘la otra Barcelona’ a través de vivencias exclusivas y cuidadosamente diseñadas en un entorno mágico”. Fernández se refiere a actividades especiales como visitas con copa de cava, degustaciones e incluso conciertos excepcionales para pequeños grupos, con catering propio y flexibilidad total para crear productos a medida. 

Aparte de la Casa de les Punxes y de L’Occitane, son socios del programa la firma de moda Sita Murt, Ópera Samfaina –espacio gastronómico y cultural de El Liceo-, los restaurantes Marea Alta y Marea Baja, el circuito de Fórmula 1 Barcelona-Catalunya en Montmeló o la boutique de perlas orgánicas Majorica, entre otros. Sin duda, una oferta variada que ayuda a aportar valor a comercios y establecimientos de ciudades como Palma y Barcelona y que busca precisamente extender los beneficios del turismo de cruceros a áreas con menor concentración de visitantes.

Tags: