Haciendo escalaRumbo a la sostenibilidad

Costa Smeralda, una ‘smart city’ sostenible y muy rentable para Barcelona

El nuevo buque insignia de Costa Cruceros lleva semanas partiendo desde Barcelona. Os hablamos de las implicaciones económicas y los retos en los que se encuadra la elección de nuestro puerto por una nave así.

por Gonzalo Pérez

En la entrevista doble que realizamos a Juan Madrid, el histórico responsable de promoción del Puerto de Barcelona, éste nos habló de las navieras que desde siempre han apostado por Barcelona como destino preferente en sus rutas por el mediterráneo. Costa Cruceros, presente en nuestra ciudad desde hace décadas, es una de ellas. La naviera italiana, reconocible siempre por sus alegres colores azul y amarillo y su clara apuesta por atraer el público familiar y ofrecer los máximos estándares de atención basados en la tradición y hospitalidad italiana, es una de las más conocidas por los barceloneses y por los pasajeros que habitualmente toman un crucero en nuestra ciudad desde siempre.

La Presidenta del Port de Barcelona, Mercè Conesa en el intercambio de metopas junto al capitan Massimo Barbarino

El pasado 18 de diciembre se presentó en el Puerto de Barcelona la que el propio Neil Palomba, CEO de la compañía, no dudó en calificar como una ‘smart city’ flotante. El Costa Smeralda realizaba en nuestra ciudad su primera parada técnica e inicio de recorrido inaugural. Ésto no ocurría por casualidad; nuestro puerto es el único del mediterráneo preparado ya para realizar cargas de combustible GNL. El que es conocido técnicamente como ‘bunkering’ es un procedimiento que exige los más estrictos protocolos tecnológicos y de seguridad para proveer a barcos como el Smeralda del gas licuado que le propulsará durante toda su trayectoria en su ruta por nuestro mar.

Uno de los primeros barcos 100% propulsados con gas natural

El uso de GNL, que ya hemos visto en el AidaNova, otro barco con puerto base en Barcelona propiedad de la naviera Aida (hermana del grupo Costa),  supone un importante avance hacia la innovación responsable y la protección medioambiental. La eliminación de las emisiones de dióxido de azufre (cero emisiones) y la reducción de partículas entre un 95-100% garantiza claramente la mejora de la calidad del aire emitido. Este combustible reduce también las emisiones de óxido de nitrógeno (en un 85%) y CO2 (hasta el 20%).

Barcelona, por tanto, se convierte así en el puerto de referencia para las nuevas naves propulsadas por gas natural. Su puerto es hoy en día el único plenamente preparado para realizar tareas de carga de estos buques

El Costa Smeralda, buque emblema de Costa, lleva ya semanas operando con normalidad desde Barcelona. Su punto de embarque en la Ciudad Condal no será otro que la nueva terminal Helix, inaugurada en 2018, de la cual ya hablamos también en Escala Barcelona y en la que en su momento su directora, Sandra Yunta, nos explicó in situ el complicado proceso que hace que esta moderna terminal sea la única en todo el mediterráneo capaz de provisionar de gas natural licuado a barcos como el Costa Smeralda.

El Costa Smeralda estará íntegramente propulsado mediante Gas Natural Licuado además de contar con todos los avances disponibles en materia de gestión de residuos.

Barcelona, por tanto, se convierte así en el puerto de referencia para las nuevas naves propulsadas por gas natural. El nuevo buque es parte de un plan de expansión en el que el Grupo Costa ha invertido más de 6.000 millones de euros y que permitirá incorporar siete nuevos barcos hasta 2023. Cinco de estas naves – entre las que se incluyen el Costa Smeralda y su barco hermano en construcción, el Costa Toscana – estarán propulsadas por GNL, contribuyendo así a mitigar el impacto medioambiental de la flota al completo. La nueva generación de barcos será clave para alcanzar la meta que se ha marcado el Grupo Costa: reducir las emisiones de CO2 de su flota en un 40% para 2020, diez años antes del objetivo establecido por la Organización Marítima Internacional (OMI).

Un eje de acción por cada ODS de las Naciones Unidas

Si hasta ahora nuestro puerto era no sólo el primero del mediterráneo en capacidad para acoger escalas de cruceros y, gracias al atractivo de la ciudad, y su estrecha relación con el aeropuerto, el escogido por las grandes navieras para presentar e iniciar rutas con sus barcos más nuevos, su apuesta por la sostenibilidad lo convierte ahora en el referente para una nueva línea de producción de naves que apuestan decididamente por no sólo la propulsión más limpia que existe actualmente para este segmento sino, además, incorporan los más exhaustivos procesos en materia de tratamiento de aguas, reciclaje de residuos a bordo, ahorro energético e, importante, malgasto alimentario. Recordemos que Costa es pionera en este aspecto con su proyecto 4GoodFood el cual ha conseguido reducir más que notablemente los residuos alimenticios a bordo e incluso ha puesto sus excedentes a disposición de la fundación Banco de Alimentos. Rafael Fernández de Álava,  director de comunicación de Costa en nuestro país, se enorgullece además de afirmar que la compañía italiana cuenta con al menos un eje de trabajo en cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS’s) de las naciones unidas.

La compañía italiana cuenta con al menos un eje de trabajo en cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS’s) de las naciones unidas.

Costa Smeralda supondrá también un aumento del impacto económico generado por Costa en Barcelona y resto de España. De acuerdo con un estudio realizado recientemente por Deloitte & Touche, la Universidad de Génova y la Universidad de Hamburgo, el gasto realizado por los huéspedes de Costa Group asciende a una media de 74,60€ por persona en cada uno de los puertos europeos que visitan los barcos de la compañía. Costa Group generó en España un impacto económico de 1.100 millones de euros, contribuyendo a la creación de más de 6.400 empleos a jornada completa. Destaca también el número de proveedores y socios españoles con los que colabora la compañía, más de 300, así como el volumen de movimiento de pasajeros registrado en España, 3,4 millones. En el caso de Barcelona, el impacto económico ascendió a 239 millones de euros y el número de empleos generados a 1.700. En 2018, la inversión principal de Costa Group estuvo destinada a la construcción del cimentado Helix Cruise Center.

El transporte náutico supone un 2.7% del global de emisiones siendo los cruceros únicamente

La ‘smart city’ flotante que Neil Palomba anunciaba el 18 de Diciembre ya está operativa. Su presencia ayudará, sin duda, a posicionarnos como una ciudad que apuesta claramente por el turismo de calidad. Una Barcelona que quiere ser puerto de referencia para los últimos avances tecnológicos y medioambientales. Avances estos inevitables en su aplicación en un presente lleno de retos en el que todos hemos de lograr que nuestra actividad sea acorde con la preservación de nuestro planeta y especialmente sus mares.   

Tags: