Rumbo a la sostenibilidad

La buena convivencia de los cruceros con un ave que pudo desaparecer

por Redacción
Fotografía: ©Jose Manuel Arcos/ SEO-Birdlife

El esfuerzo de los cruceros por ser cada día más sostenibles y más respetuosos con el medio ambiente tiene en Barcelona un testigo de excepción. Un ave que estuvo en serio peligro de extinción se ha adaptado con éxito a su nuevo hábitat en el Dique del Este, junto al Moll Adossat, donde amarran los cruceros en el Port de Barcelona. Se trata de la gaviota de Audouin (gavina Corsa en catalán). La convivencia con los cruceros es buena y respetuosa por la dos partes.

El paso a la zona de anidamiento está restringido físicamente para salvaguardar su tranquilidad para hacer el nido y cuidar a las crías. El área se mantiene libre de depredadores terrestres.

Es una gaviota endémica del Mediterráneo, que estuvo en serio peligro de extinción en los años 60 del siglo XX. Actualmente se está recuperando. Son de tamaño mediano, con la cabeza blanca, pico rojo, y  patas y punta de las alas negras. Ahora se han convertido en testigos de la consolidación de Barcelona como capital de los cruceros del Mediterráneo.

Muy escasa y rara, la gaviota de Audouin es una especie restringida a la cuenca del Mediterráneo (Fotos e info Cortesía de SEO-Birdlife ©Jose Manuel Arcos)

La colonia (en torno a 600 parejas y en proceso de crecimiento) que ha hecho del Port su nuevo hogar tenía una zona de anidamiento en el delta del Llobregat (en la Illa del Molí del Llobregat), pero perdió este hábitat y se desplazó en 2016 a su nuevo emplazamiento, al ser una zona tranquila y similar a las zonas de anidamiento naturales. La escasez de colonias de esta especie en la península ibérica otorga una importancia clave al asentamiento del Port para su supervivencia futura.

Convivencia con el Moll Adossat

La colonia se encuentra a menos de 2.000 metros del muelle de cruceros, cuya actividad no le afecta. El departamento de Medio Ambiente del Port de Barcelona, en colaboración con la Generalitat, se esmera en proteger a los alados inquilinos. En concreto, el paso a la zona de anidamiento está restringido físicamente para salvaguardar su tranquilidad para hacer el nido y cuidar a las crías. El área se mantiene libre de depredadores terrestres. La puesta de los huevos y la eclosión de los polluelos tienen lugar en primavera.

Semanas antes de que aniden las primeras parejas los servicios de Jardinería y Conservación del Port clarean de vegetación de esa zona para hacer más cómoda las tareas de cuidado del nido, siguiendo las indicaciones de los técnicos de Medi Natural de Generalitat, con quienes colaboran facilitándoles todo lo necesario para el seguimiento de la colonia.

Tags: